jueves, 17 de mayo de 2018

Lomo a la naranja


Llevo comiendo naranjas desde el mes de noviembre y la verdad...no me canso de ellas. Es una de las pocas frutas con las que cocino y cualquier preparación que hago, me fascina, tanto dulce como salada.
Las naranjas de mi pueblo, como sus verduras, son maravillosas y mi pequeña cosecha, la estiro todo lo que puedo.
Esta receta tiene muchas versiones y varias formas de cocinarla, se  puede hacer al horno o estofada, con zumo, con ralladura, con verduras….Después de hacerla muchas veces ya tengo la mi propia, una idea de aquí y otra allá y algún que otro cambio y así es como a mí me queda, en casa nos gusta mucho.

El lomo suelo atarlo pero en esta ocasión no lo he hecho y me ha gustado como ha quedado.

Si no quieres que sepa mucho a naranja, cocemos el lomo con agua y zumo a partes iguales. A mí me gusta cocinarlo con zumo, porque luego la nata, suaviza la salsa.



También podemos hacer esta receta con solomillo, solo tienes que acortar el tiempo de cocción.

La salsa de naranja la puedes usar con otros ingredientes, yo no la he hecho con pollo, todavía, pero si con salmón y están buenísimo. Esta receta la dejo para más adelante.



Ingredientes para 4 personas

- 800 gr de cinta de lomo.
- 3 o 4 naranjas.
- 1 cebolla.
- 1 zanahoria.
- 125 ml de vino blanco.
- 50 ml de nata líquida.
- 1 cucharada de harina.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva.




Si tenemos costumbre, bridamos el lomo, yo no siempre lo hago.

Sobre una tabla de cocina rallamos dos naranjas, espolvoreamos sal y pimienta y hacemos rodar el lomo para que quede  bien impregnado, del aliño.

En una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, ponemos la cebolla en trozos, la zanahoria en rodajas y sellamos el lomo bien por todos los lados.



Espolvoreamos con la cucharada de harina, sofreímos un poco y añadimos el vino, cuando haya evaporado un poco incorporamos el zumo de 3 naranjas y dejamos cocer a fuego suave 1 hora, hasta que el lomo esté hecho.

Si durante la cocción le faltara líquido le añadimos zumo, agua o una mezcla de zumo y vino.

Sacamos el lomo de la salsa, incorporamos la nata liquida y dejamos cocer varios minutos. Pasamos la salsa por el chino o colador.

Cortamos el lomo en rodajas finas y regamos con la salsa.




¡Buen provecho!


jueves, 10 de mayo de 2018

Mermelada de tres cítricos


Me encanta hacer mermeladas y digo bien, hacer, porque lo que es comer… tengo el frigo lleno de botes de mermeladas de diferentes sabores, naranja, fresa, albaricoque, higos, brevas, membrillo, ciruelas, pimiento y ahora ésta de tres cítricos.

Mis desayunos suelen ser salados, a no ser que tenga bizcocho o galletas, siempre que desayuno pan, le pongo aceite, así que mi despensa de mermeladas va en aumento, pero tengo que reconocer que me encanta tenerla en el frigo y ver todos los botes bien ordenados por fechas, sabores y colores.

De vez en cuando le pongo una cucharadita a los yogourts, pero principalmente, las regalo o las uso para hacer postres.



Esta receta me la dio mi amiga Mercedes y después de hacerla dos veces le he cambiado algunas cosas, en especial lo que se refiere al tiempo de cocción, que ella lo hace mucho mas largo.

A mí me gusta partir la fruta en trozos pequeños y no pasa la batidora, pero también puedes dejar los trozos más gruesos y luego triturar un poco.





Ingredientes

- 1 pomelo.
- 1 limón.
-2 naranjas.
- Azúcar.



Lavamos y secamos la fruta.

Retiramos la piel, lo más fina posible, con un pelador o un cuchillo bien afilado. Y la cortamos en juliana muy fina.

Le quitamos a la fruta la membrana blanca que la cubre, la hacemos rodajas y después en trocitos pequeños y retiramos los posibles huesos. Después la pesamos, para saber la cantidad de  azúcar que ponemos.

En un cazo ponemos a hervir las pieles en juliana, cubiertas de agua. Cuando empiecen a hervir, retiramos el agua y ponemos otra limpia y otra vez le quitamos el agua cuando hierva. Las cubrimos de agua y dejamos hervir a fuego medio unos 25 o 30 minutos. Vigilaremos que no  le falte agua. Escurrimos y reservamos.



Ponemos la fruta cortada en el cazo con un poco de agua (½ vaso pequeño) y dejamos que cueza a fuego lento 15 minutos, retirándole la espuma que sale al hervir. Añadimos el azúcar, la misma cantidad que su peso, si tenemos un 1k de fruta, pondremos 1k de azúcar, pero yo pongo menos ( 1k de fruta, 750 gr azúcar o incluso algo menos) y las pieles cocidas. Dejamos cocer a fuego lento 30 o 40 minutos, aunque iremos mirando si espesa mucho y entonces la retiraremos antes.

Hay que tener en cuenta que la mermelada endurece al enfriarse, es mejor dejarla un poco líquida, porque luego espesa mucho.

Llenar los botes con la mermelada caliente, cerrar bien y dejarlos enfriar boca abajo, para que haga vacío.




¡Buen provecho!

jueves, 3 de mayo de 2018

Garbanzos con chipirones


Hace relativamente pocos años que estoy cocinando legumbres con pescado o marisco. En mi casa siempre se han comido las legumbres con carnes y verduras o solo con verduras. Con la excepción del potaje de Semana Santa.

La variedad para combinar las legumbres con productos de mar es variadísima, tanto alubias como garbanzos casan muy bien con pescados como el bacalao, mariscos como los langostinos, moluscos como las almejas o cefalópodos como los calamares o chipirones, por poner un ejemplo.

A mi edad ya no hay nada que no te guste, todo está rico, pero a la hora de elegir que hacer de comer, lo primero que elijo son las verduras y después las sopas y  potajes y dentro de estos, aunque me encantan los que llevan algo de “pringe” suelo hacerlos con productos más sanos y menos calóricos.

Estos garbanzos son un plato ideal,  para cualquier época del año,  para días de frio o no tan fríos, es una comida muy recomendable.






Ingredientes para 4 personas

- 200 gr de garbanzos.
- 400 gr de chipirones.
- 1 rama de apio.
- 1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- ½ pimiento rojo.
- 1 tomate.
- ½  cucharadita de pimentón.
- Aceite de oliva.
- 1 rebanada de pan.
- 1 hoja de laurel.
- Sal y pimienta en grano (o cilantro en grano).





Ponemos los garbanzos en agua con un poco de sal, unas 12 horas antes de usarlos.

En una olla con 1 litro de  agua  aproximadamente, ponemos a calentar el apio, la hoja de laurel y unos granos de pimienta, cuando comience a hervir añadimos los garbanzos escurridos y dejamos cocer a fuego medio.

Limpiamos los chipirones, retirando las patas del cuerpo. Quitamos la boca que hay bajo los tentáculos. El cuerpo lo limpiamos por dentro de vísceras, le quitamos la pluma (cartílago) y los pelamos. Lavamos y dejamos escurrir.

En una sartén con un fondo de aceite de oliva, pochamos un diente de ajo, la cebolla y el pimiento picados, después añadimos los chipirones y el tomate picado, sin piel ni semillas. Dejamos que se cocine todo unos 5 minutos, añadimos el pimentón con la sartén fuera del fuego y lo mezclamos con el sofrito.

Añadimos el sofrito a los garbanzos y dejamos cocer todo junto hasta que los garbanzos estén blandos. Si le faltara agua le añadimos, pero no debe quedar muy caldoso. Salamos el guiso.

En una sartén freímos el diente de ajo restante y la rodaja de pan. Machacamos en el mortero con unos granos de pimienta (o cilantro) y añadimos al guiso, dejamos que cocine unos minutos, apartamos y dejamos reposar un ratito antes de servir.





¡Buen provecho!

jueves, 26 de abril de 2018

Ensalada de pimientos rojos asados


La primavera adorna todo  de preciosos colores. El campo lleno flores  y los huertos con gran cantidad de frutas y verduras, cuál de todas más rica y más bonita.

Si bien es cierto que estos pimientos son de invernadero, y podemos disponer de ellos todo el año, ahora están las plantas pequeñas, esas que nos darán los pimientos rojos en verano.

El pimiento morrón rojo es una hortaliza que me fascina, los uso para hacer, pisto o fritada y rellenos de arroz o carne, pero como más me gustan es asados, con la posibilidad de congelarlos, práctica que recomiendo porque el resultado es muy bueno. Así una vez que enciendes del horno aprovechas y asas todos los que quepan en la bandeja.

Esta ensalada también se puede hacer con pimientos verdes.


Receta  de Simone Ortega.





Ingredientes para 4 personas

- 4  o  5 pimientos rojos para asar.
- 3 o 4 huevos cocidos.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de vino.
- Sal.





Cocemos los huevos durante 12 minutos en agua y un poco de sal. Les quitamos el agua y los sumergimos en agua fría.

Asamos los pimientos como tengamos costumbre, en el horno, en plancha o al fuego.

Una vez asados los tapamos para que suden y se puedan pelar mejor.

Los pelamos cuando estén templados o fríos, le quitamos las semillas y los hacemos tiras.




Los ponemos en una ensaladera y le añadimos sal, un chorro de aceite de oliva y un buen chorro de vinagre. Movemos y dejamos reposar una media hora.

Mientras pelamos los huevos y los hacemos rodajas o trozos, a mi me gusta rallarlos.

Escurrimos un poco los pimientos y los servimos con los huevos duros.




¡Buen provecho!

jueves, 19 de abril de 2018

Bizcocho mármol con crema de chocolate y avellanas


Entre los ingredientes que tengo en mi despensa, nunca falta un bote de nutella, ni mi hijo ni yo, nos la comemos tal cual, pero nos gusta en postres y helados.

La uso para bizcochos, tartas, helados, rellenar magdalenas, bombones, etc…

Este bizcocho me ha sorprendido, porque la masa es muy densa, pero el bizcocho es ligero y esponjoso, con poca grasa y no muy dulce.

Me encanta hacer bizcochos marmolados, estoy deseando partirlos para ver la forma que ha tomado la masa. Toda una sorpresa, nunca salen dos iguales.

La receta es de Su del blog webos fritos.




Ingredientes

- 5 huevos.
- 100 gr de mantequilla.
- 125 gr de azúcar.
- 125 gr de nutella o nocilla.
- 250 gr de harina.
- 1 sobre de levadura royal.
- Una pizca de sal.
- Una cucharadita de vainilla (opcional).




Precalentamos el horno a 180º C.

Separamos las claras de las yemas de 4 huevos.

Batimos con unas varillas las yemas con el azúcar hasta que tengamos una mezcla esponjosa. 

Incorporamos el huevo restante, la mantequilla muy blandita y la harina y la levadura tamizadas.

Mezclamos todo con una espátula y repartimos la masa en dos recipientes.

Calentamos la crema de chocolate en el microondas unos 30 segundos, para que esté más blanda y la añadimos a una de las masas y mezclamos.

En la otra masa podemos añadir un cucharadita de vainilla (opcional).

Montar las claras a punto de nieve, con una pizca de sal. Repartir a partes iguales en las dos masas y mezclar con movimientos suaves y envolventes.




Engrasamos un molde o lo forramos con papel de horno.

Poner la masa en el molde por capas, dar unos golpecitos para que se alise la masa y si queremos con un palillo le hacemos círculos para mezclar las dos masas (yo no lo hago. Me gusta el efecto que sale de hornear las dos masas).

Hornear 30 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo, este salga limpio.




¡Buen provecho!

jueves, 12 de abril de 2018

Pimientos rellenos de queso

Cuando me regalaron estos pimientos tuve claro como los iba a cocinar, a pesar de no haberlos visto antes. Son pimientos de invernadero y desconozco la variedad, pueden ser Capsicum annuum( morrón enero) o Mini red bell. Pero eso es lo de menos, es un pimiento carnoso, dulce y suave, que me ha gustado mucho.

Pero si el pimiento me ha gustado, el relleno ha sido todo un acierto. Una  combinación de sabores deliciosa, que  va genial con el pimiento. Esta receta la tenía señalada en el libro de Ines Ortega, hija de la afamada Simone Ortega, un referente en mi cocina, pero no veía los pimientos adecuados para este relleno.

Sin dejaros llevar por la calidad de las fotos, te recomiendo que hagas estos pimientos, porque están realmente buenos.


El pimiento es una verdura poco nutritiva, tiene 30 calorías por cada 100 gr y son ricos en vitamina C. La piel es irritante para el intestino, por lo que conviene pelarlos.





Ingredientes para 4 personas

- 12 pimientos rojos pequeños o medianos.
- 1 vaso de leche.
- 300 gr de nueces.
- 300 gr de miga de pan.
- 2 cucharadas de aceite de oliva.
- 1 diente de ajo.
- Unas ramas de perejil.
- 70 gr de gruyere rallado.
- Sal y pimienta.




Lavamos y secamos los pimientos. Quitamos el rabo y la parte de alrededor y los vaciamos de semillas.

En un bol preparamos el relleno mojando la miga de pan en la leche y machacándola  bien con un tenedor, hasta que tengamos una pasta  fina y lisa.

Añadimos el ajo machacado, el perejil picado, las nueces picadas pequeñas, el queso  rallado y una cucharada de aceite, mezclamos todo bien y sazonamos.

Rellenamos con esta mezcla los pimientos, los ponemos  en una fuente de horno bien apretados unos contra otros. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva y dejamos que se hagan a horno suave (175º C)durante 1h mas o menos, iremos observando los pimientos, para que no se quemen.



¡Buen provecho! 



jueves, 5 de abril de 2018

Bolitas de atún



En mi cocina hay productos indispensables, con los que hago una comida en un santiamén. En cada casa estos productos varían según los gustos y las costumbres de cada cocinera o comensal.

Para mí el atún es uno de esos ingredientes que nunca faltan, con el que se puede hacer infinidad de platos, desde ensaladas, pudins, bocatas… o estos bocaditos, que están deliciosos.

Es una receta fácil y rápida, ideal para un picnic, una cena o como aperitivo.

Lo podemos hacer con atún en aceite o natural, con este último le quitamos algunas calorías.




Ingredientes

- 3 latas de atún en aceite, de 60 gr. peso escurrido.
- 1 cucharadita de ajos picados.
- 1 cucharadita de perejil picado.
- 3 cucharadas de queso manchego rallado.
- 1 cucharada de tomate frito.
- 2 huevos.
- Pan rallado.
- Sal y pimienta.
- Aceite de oliva para freír.




Escurrimos el atún, lo ponemos en un bol y  desmenuzamos con la ayuda de un tenedor.

Añadimos el ajo y el perejil picado, el queso rallado, el tomate frito, un huevo y una yema (reservamos una clara para el rebozado) y un poco de sal y pimienta. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Añadimos 3 cucharadas de  pan rallado y mezclamos, si estuviera blanda, para manejarla con las manos, de añadimos un poco mas de pan rallado.

Hacemos bolitas con las manos, las pasamos por la clara batida, que habíamos reservado y después por abundante pan rallado.

En una sartén con abundante aceite de oliva, freímos las bolitas hasta que estén doradas.




¡Buen provecho!