lunes, 29 de julio de 2013

Tarta de frambuesa fácil



Esta entrada no estaba ni pensada ni preparada, pero no he podido resistir y enseñaros la cosecha de mi frambueso. Lo he comprado este año y no para de echar frutos pero como es un árbol pequeño  los echa poco a poco y no puedo conseguir la cantidad suficiente para hacer una tarta, así que me conformo con hacer una tarta de gelatina y adornarla con mis frambuesas.
Esta tarta es super fácil y no es necesario hacerla con gelatina de frambuesa, la podéis sustituir por gelatina de limón, que por cierto esta muy rica, o de cualquier otro sabor, que hay una gran variedad en el mercado. Yo le he puesto una base de galletas pero tampoco es necesario, sin base de galletas, desmolda bien, incluso la podemos hacer en vasitos individuales. Esta receta es de mi tocaya Mª José, de Pasen y degusten, que por cierto tiene en su blog  otra receta de tarta de frambuesas, impresionante, visítala si puedes.




Ingredientes para 6 – 8 personas

Yo he puesto la mitad de estos ingredientes porque no la he hecho en el molde, que tiene 24 cm sino en un aro de 16 cm.
Para la tarta
-         400 ml de nata.
-         250 gr de queso filadelphia o similar.
-         100 gr de azúcar.
-         1 sobre de gelatina de frambuesa.
-         125 ml de agua.
-         Frambuesas para decorar.
Para la base de mi aro de 16 cm
-         6 galletas digestive.
-         35 gr de mantequilla.

Trituramos muy bien las galletas, como tengáis costumbre, yo lo hago en la picadora, si tienes termomix, mejor, pero siempre puedes ponerlas en una bolsa de plástico y aplastarlas con el rodillo.
Una vez trituradas le añadimos la mantequilla fundida y mezclamos muy bien. Cubrimos con la pasta de galleta el fondo del molde y con el revés de una cuchara compactamos bien, sobre todo los bordes, para que no filtre nada de líquido e intentamos que quede lo mas nivelada posible.
Horneamos la base de galleta 8 minutos a 180ºC. Si no quieres encender el horno solo para esto, no es necesario hornear la base.
Calentamos el agua en el microondas, una vez caliente añadimos el sobre de gelatina y movemos hasta que esté bien disuelta, dejamos enfriar un poco.
En un bol grande ponemos la nata, el queso y el azúcar. Batimos muy bien con la batidora o varillas eléctricas. Añadimos la gelatina y batimos otro poco para que se mezcle todo.
Volcamos la mezcla sobre la base de galleta, dejamos enfriar un poco y metemos en el frigo.
Cuando la tarta haya cuajado, mínimo de 2 horas, la sacamos del molde y la adornamos con nuestras frambuesas.



 ¡ Buen provecho !



viernes, 26 de julio de 2013

Zarangollo



Estamos en plena temporada de calabacines y no me canso de decir que es el mejor momento para comprar y cocinar  los productos, por el sabor y por el precio.
Esta receta es típica de la cocina murciana y se elabora con algunos de los vegetales de la gran variedad que se cultivan en la huerta murciana.
Se puede tomar caliente o templado y es frecuente encontrarlo como tapa en los bares, en casa lo tomamos como acompañante de carnes o pescados.
Con respecto a las patatas, tradicionalmente no llevaba, pero se empezaron a incorporar cuando había menos calabacines y en las casas había muchos para comer, en la actualidad se prepara  solo con calabacín o con ambos ingredientes, depende de la costumbre y el gusto de cada casa. También hay que decir que el calabacín se consume mucho y si le ponemos patatas cunde más.
En casa de mi amiga Lucia, la de Cartagena, siempre se hace con patatas y así es como yo suelo hacerlo, pero en este caso solo lo he hecho con calabacines porque tenía muchos.



 


Ingredientes para 4 personas

-         2 calabacines medianos.
-         1 cebolla.
-         3 huevos.
-         2 patatas medianas (opcional).
-         Aceite de oliva.
-         Sal.

Lavamos los calabacines y los partimos en trozos pequeños o en rodajas, los podemos pelar o no. Si lo  vamos a hacer con patatas las pelamos y las partimos como los calabacines en trocitos o rodajas.
Pelamos la cebolla y la troceamos o cortamos en juliana.
Ponemos una sartén en el fuego y cubrimos el fondo con una capa generosa de aceite de oliva, ponemos primero las patatas, con un poco de sal y comenzamos a freírlas a fuego medio, a medio hacer, incorporamos la cebolla y  los calabacines y continuamos cocinando, cuando todo esté frito y blando añadimos los huevos ligeramente batidos, damos unas vueltas, rectificamos de sal y apartamos cuando el huevo está casi cuajado. 



 ¡ Buen provecho !

lunes, 22 de julio de 2013

Crema suave de yogourt y limón


A veces nos complicamos con postres muy elaborados, que en alguna ocasión no compensa el trabajo con el resultado final. Este postre es todo lo contrario, fácil, rápido y el resultado un éxito. En algunas ocasiones, las cosas cuanto mas sencillas, mejor y este postre es un ejemplo de ello.
La receta es de Chiqui una compañera de mi hermana, y así es como conocemos en casa esta receta, como el postre de Chiqui. Gracias por esta delicia de limón.
Esta receta me ha sacado en alguna ocasión de un apuro, al no tener pensado nada de postre o tener una cena sin programar, ya que los ingredientes que lleva es muy corriente tenerlos en casa.
No especifico de forma muy precisa la cantidad de azúcar ni de zumo de limón, porque este postre admite, tanto un sabor muy suave y dulce, como un sabor más ácido, lo dejo a tu gusto y le añades mas cantidad de una cosa u otra conforme lo pruebes.



Ingredientes para 4 personas:

-         4  yogourts naturales.
-         1 bote pequeño de nata en spray.
-         4 cucharadas de azúcar o más, dependiendo de tu gusto.
-         Zumo y ralladura de 1 o 2 limones.

En esta receta es importante seguir el orden para que la nata no se baje.
Ponemos en un bol la nata fría, tras agitar muy bien el bote.
Añadimos los yogourts y el azúcar a gusto. Mezclamos con movimientos suaves y envolventes y añadimos a gusto zumo de limón y ralladura, que debe ser muy fina, mezclamos todo con cuidado.
Servimos frío en cuencos individuales.


¡ Buen provecho !

viernes, 19 de julio de 2013

Brochetas de pollo y chorizo


Una brocheta es una forma de presentar los alimentos ensartados o pinchados en un palo y la mayoría de las veces cocinados a la parrilla.
Las podemos hacer de carne, pescado, marisco, verduras o intercalando ambas cosas, también  con frutas y se suelen tomar como postre, en este caso no se cocinan y se pueden bañar con chocolate caliente.
No sabemos bien el origen de esta forma de presentar y cocinar la carne, pero cuando Colón llegó a América se encontró allí con este plato, que lo hacían con vísceras y carne de llama, pero cuando llegaron los conquistadores españoles comenzaron a añadir otros ingredientes como la carne de res.
En Perú, Bolivia y Chile se le llama anticucho, nosotros lo llamamos brocheta que proviene del francés y que significa pincho, término que también utilizamos, sobre todo cuando lo hacemos con especias morunas. En otros países se conoce con otros nombres, por ejemplo espetada en Portugal, satay en la cocina asiática, shish kebab en Turquía, souvlaki en Grecia, yakitori en Japón, pollo tikka en la cocina indú, spiedino en Italia, etc…
Estas brochetas de pollo y chorizo, son muy sabrosas y  el aliño de mostaza y limón que queda genial al pollo.




Ingredientes para 4 personas

-         800 gr de pechuga de pollo, limpio.
-         250 gr aprox. de chorizo, que no esté muy curado.
-         2 ch de mostaza.
-         Zumo de 1 limón.
-         Sal y pimienta.
-         Aceite de oliva.
-         Palillos de brocheta de madera o de metal.

Cortamos la carne en dados y salpimentamos.
Cortamos el chorizo en rodajas gruesas o medias rodajas.
Pinchamos en los palillos, alternando trozos de  pollo y de chorizo.
Mezclamos la mostaza y el zumo de limón y batimos muy bien.
Ponemos las brochetas en una fuente o molde alargado, donde entren sin dificultad y las regamos con la mezcla de mostaza y zumo.
Dejamos macerar 30 minutos o más, antes de cocinarlas.
Las hacemos a la plancha con unas gotas de aceite de oliva.



¡ Buen provecho !

martes, 16 de julio de 2013

Ensalada de trigo




En Almería hay un plato muy típico que es la olla de trigo. Yo siempre lo he cocinado en recetas calientes, porque su uso es muy parecido al del arroz, pero con el sabor característico del trigo. Este cereal solo lo encuentras en el mercado central, en los mercadillos y en algunas tiendas mas especializadas.
Aunque yo no lo he comparado, venden de la marca Nomen, trigo precocido,  que es más rápido que el trigo que yo utilizo, que necesita dos cocciones y un tiempo de reposo.
La ensalada nos ha gustado mucho, porque el trigo es más cremoso que el arroz y su textura es diferente pero muy agradable. Es una de las ensaladas más ricas que he probado y además con los beneficios nutricionales del trigo, que  son múltiples.
Como en cualquier otra ensalada, te indico los ingredientes que yo he puesto, pero puedes cambiar las cantidades o incluso poner otros ingredientes de tu gusto. Es una ensalada sencilla y muy rica.




Ingredientes para 4 personas

-         200 gr trigo precocido (yo he puesto trigo normal).
-         2 tomates.
-         1 cebolleta.
-         10 o 12 aceitunas negras sin hueso.
-         100 gr de atún en aceite.
-         Aceite de oliva.
-         Vinagre o zumo de limón.
-         Perejil.
-         Sal.
-         2 huevos cocidos normales o 5 huevos de codorniz.


Si vamos a usar trigo precocido, lo coceremos con los tiempos que indique el fabricante, si es trigo normal, lo cubriremos de agua, lo dejamos cocer 30 minutos lo pasamos a una ensaladera (el trigo apenas tendrá agua, la habrá absorbido) y lo dejamos reposar toda la noche, al día siguiente lo cocemos otros 20 o 30 minutos con agua y sal, escurrimos y reservamos en la ensaladera.
Troceamos el tomate, sin semillas, picamos la cebolla en trocitos pequeños o en rodajas y partimos por la mitad las aceitunas, ponemos todo en la ensaladera con el trigo y añadimos el atún desmenuzado.
Hacemos una vinagreta con aceite, sal y vinagre o si te gusta más, con zumo de limón, emulsionamos y lo echamos sobre la ensalada, espolvoreamos en perejil picado y ponemos los huevos cocidos en gajos, partidos por la mitad o en rodajas.



 ¡ Buen provecho !

viernes, 12 de julio de 2013

Natillas caseras de huevo



Si le pregunto a los dos amores de mi casa ¿que postre queréis que os haga? la respuesta es unánime  y dicen los dos a duo “natillas”. Con esto queda claro que este es su postre favorito.
Hay mucha gente que nunca han hecho natillas caseras, pero os animo a que probéis, porque se tarda el mismo tiempo que hacerlas de sobre y el resultado son unas natillas deliciosas y además sin conservantes ni colorantes, totalmente caseras, con huevos frescos, como en mi caso, leche, azúcar y maizena, un postre sano, casero, que se hace en un momento y deliciosas.
En alguna rara ocasión que las he hecho de sobre, termino diciendo “porque no las he hecho caseras con lo buenas que están  y lo fáciles que son de hacer”.
En la mayoría de recetarios hacen las natillas con yemas e incluso recuerdo a mi madre hacer natillas y las hacía solo con las yemas, pues éstas, están hechas con los huevos enteros. El resultado con respecto al sabor es casi igual, de hecho yo no noto la diferencia, y con respecto a su consistencia, si se preparan con las yemas, quedan mas finas y ligeras y las hechas con huevos enteros, su consistencia es mas gelatinosa, pero deliciosas.
Esta receta es de un pequeño libro de cocina de la asociación de mujeres de Alhama de Almería que editó el ayuntamiento, son recetas tradicionales, lo que quiere decir, que la receta no es precisamente moderna, ya tiene sus años.
A mi me encantan con una galleta encima, pero si no te gusta, déjalas solas, que espolvoreadas con canela están de lujo.
Estas son las natillas clásicas y básicas y a partir de ellas, las puedes aromatizar con canela y limón como yo lo hago o con vainilla, café, chocolate, etc… Si investigas un poco por los blogs, descubres todo un “mundo natillero”, las hay de infinidad de sabores, de membrillo, coco, galletas, leche merengada, donut, cointreau, etc…
También encuentras alguna receta de natillas que no llevan maizena para espesar y es que las yemas por si solas espesan, solo que tienes que poner más  cantidad y además moverlas mucho más, por eso, si las hacer con la termomix, no es necesario poner maizena.
Aunque al apartarlas parezcan que están un poco claras, al enfriar espesaran un poco.





Ingredientes para 6 - 8 raciones

-         1 litro de leche.
-         4 huevos.
-         250 gr de azúcar (si te gustan muy dulces poner 300 gr).
-         2 cucharadas soperas de maizena, unos 40 gr.
-         1 rama de canela.
-         1 limón, solo la cáscara amarilla.
-         Canela molida.
-         Galletas maría (opcional).

En un cazo ponemos a calentar  mitad de la leche con la rama de canela, la piel del limón y el azúcar.
En un bol grande batimos los huevos, incorporamos el resto de la leche y disolvemos la levadura.
Cuando la leche del cazo comience a hervir, le añadimos la mezcla de huevos, leche y maizena, pasada por un colador.
Dejamos cocer a fuego lento y moviendo frecuentemente, hasta que comiencen a espesar, en ese momento retiramos del fuego. No deben llegar a hervir, porque se cortarían y se pondrán con grumos.
Retiramos la piel del limón y la canela y servimos en cuencos individuales, espolvoreadas con canela molida o cubiertas con una galleta.








¡ Buen provecho !

lunes, 8 de julio de 2013

Salmorejo


Me van a perdonar los cordobeses que vean esta receta, pero este salmorejo está hecho como nos gusta en casa, mucho mas clarito que como ellos  lo suelen tomar. Aunque los ingredientes son los mismos, el cambio que yo le hago es que no les quito el jugo a los tomates, o sea que no los estrujo y además le pongo mas agua, por lo demás es igual que el salmorejo cordobés.
Esta sopa fría es ideal para estos días de calor, no solo por el beneficio de las vitaminas y antioxidantes que nos aporta, sino porque además nos hidrata.
En verano solemos tomar esta sopa casi a diario y de verdad, no nos cansamos de tomarla, nos gusta más que el gazpacho y mi hijo se la tomar mejor, al no llevar pimiento, cebolla ni pepino.
Nos gusta poner encima unos trocitos de jamón y huevo duro pero otras veces solo le pongo unos cuadritos de pan frito y siempre está delicioso.


Ingredientes para 4 personas

-         800 gr de tomates maduros.
-         100 gr de miga de pan duro o del día anterior.
-         2 dientes de ajo.
-         50 ml de aceite de oliva.
-         Sal.
-         Vinagre.
-         100 gr de jamón serrano picadito.
-         2 huevos duros troceados.

Ponemos el pan en remojo, lo escurrimos un poco con las manos y echamos en el vaso de la batidora, añadimos los ajos y los tomates troceados y sin escurrir su líquido. Trituramos hasta que quede los mas fino posible.
Añadimos sal, el aceite y unas gotitas de vinagre y el agua necesaria para que tenga la consistencia que nos guste y volvemos a triturar.
Yo como no tengo termomix  y por lo tanto no se  queda tan fino, tengo la costumbre de pasarlo por el chino para quitarle los pellejillos del tomate y las semillas.
Servimos con trocitos de jamón serrano y huevo duro.
Se toma muy frío. Por lo tanto tendremos que hacerlo unas horas antes de comerlo y ponerlo en el frigorífico o también  otra opción es añadirle agua fría o cubitos de hielo.



¡ Buen provecho !

viernes, 5 de julio de 2013

Pollo con salsa suprema y crujiente de queso


Hace muchos, muchos años que lleva esta receta en mi casa y no suelo hacerla con frecuencia, pero cuando me acuerdo de ella, no dudo en hacerla ese mismo día.  Aunque parece un poco elaborada, merece la pena, porque la salsa es suave y deliciosa.
En la receta original se usa mantequilla, pero yo prefiero freír el pollo con aceite de oliva y dejar la mantequilla para la salsa, que la  hace más suave, lo dejo a tu gusto.
Con respecto al caldo de pollo, es mas cómodo usar un brik de caldo, pero si tienes oportunidad de hacerlo casero, hazlo, porque se nota en el resultado final, un buen caldo de pollo casero es insustituible.
No es una receta cara, ni lleva grandes ingredientes, pero no dudes en hacerla para una comida especial y quedarás muy bien, es una receta con una salsa fina y delicada.




Ingredientes para 4 personas
-         1 pollo o 4 muslos y contramuslos.
-         150 gr de queso rallado, el que mas te guste, menos en polvo.
-         25 gr de mantequilla o aceite de oliva.
-         1 litro de caldo de pollo, casero o no.
-         Sal y pimienta.
Para el caldo de pollo (solo si lo vamos a hacer casero)
-         Restos del pollo, menudillos, cuello, alas, caparazón, etc…
-         2 zanahorias.
-         2 cebollas.
-         2 puerros.
-         200 ml de vino blanco.
-         1 litro de agua.
-         Hierbas aromáticas, sal y pimienta.
Para la salsa:
-         25 gr de mantequilla.
-         2 cucharadas de harina.
-         ½ litro del caldo anterior.
-         2 yemas.
-         3 cucharadas de nata.
-         Sal.

Ponemos en una olla los menudillos y restos del pollo con las zanahorias, cebollas y puerros, todo troceado, las hierbas aromáticas, el vino y salpimentamos, dejamos hervir, cuando haya reducido el vino a la mitad añadimos 1 litro de agua y dejamos cocer 20’. Colamos y reservamos. Si vamos a usar caldo industrial, nos saltamos este paso.
Freímos ligeramente el pollo, en cuartos, con la mantequilla o el aceite, añadimos el caldo reservado y dejamos cocer  a fuego suave 1 h. Sacamos el pollo del caldo y éste lo colamos  y reservamos. Dejamos que enfríe un poco.
En una sartén doramos la harina en la mantequilla derretida, añadimos ½ litro del caldo, colado y frío, dejamos cocer unos 15 o 20 minutos moviendo con frecuencia.
Mezclamos las yemas con la nata.
Retiramos la salsa del fuego, añadimos las yemas con la nata y mezclamos todo. No volvemos a ponerlo en el fuego, porque se cuajarían las yemas, le dará mal aspecto a la salsa y no quedará fina.
En una fuente de horno ponemos el pollo, regamos con la salsa y cubrimos con una capa gruesa de queso rallado. Gratinar hasta que esté dorado. Servimos caliente, aunque a mi me gusta frío.



¡ Buen provecho !

lunes, 1 de julio de 2013

Verduras rebozadas


De esta manera tan rica hizo mi madre que me gustara la coliflor, rebozada. Con el paso del tiempo vas probando con otras verduras y ahora a parte de la coliflor, mi preferida son los pimientos, a mi marido le gusta la berenjena y a mi padre le gustaban las judías verdes. Hoy he hecho un mix de todas ellas, a gusto de todos.
Los pimientos rebozados son una tapa típica en los bares de Almería y son mis preferidos, la masa se queda crujiente y el pimiento un poco crudo pero blandito ¡ delicioso !
Esta masa para rebozar se puede utilizar para infinidad de recetas. Si tienes algún resto de pescado lo mezclas con la masa y un poco de ajo y perejil y te salen unos buñuelos riquísimos. Si me sobra masa a mi hijo le gusta que le reboce alguna salchicha, puedes rebozar tiras de merluza, así haremos palitos caseros, en fin lo que se te ocurra, pescado, carne o verduras y se me olvidaba, si te gustan las sesadas (sesos de cerdo o cordero) están  riquísimos fritos con este rebozado.




Ingredientes para 4 personas o mas

Para la masa
-         1 huevo.
-         100 ml de leche.
-         100 gr de harina aprox.
-         1 cucharadita pequeña de levadura royal.
-         Sal.

Para rebozar
-         2 pimientos italianos.
-         1 berenjena pequeña.
-         200 gr de coliflor.
-         100 gr de judías verdes.
-         Aceite de oliva para freír.

Comenzamos lavando las verduras.
Los pimientos, los cortamos por la mitad, le quitamos el corazón y los hacemos 4 tiras, que partiremos por la mitad otra vez. Reservamos.
Las berenjenas las pelamos, hacemos rodajas gruesas a lo largo y estas a su vez las hacemos tiras, las ponemos en un escurridor y las espolvoreamos generosamente de sal, dejamos reposar ½ hora, después las lavamos y reservamos.
La coliflor la hacemos trocitos y la cocemos, teniendo cuidado de no dejarla demasiado blanda, pues se romperá al rebozarla, debe quedar “al dente”, la dejamos escurrir.
Las judías verdes las cortamos por la mitad, si son demasiado largas y las cocemos, al igual que la coliflor, no la dejaremos muy blanda.
Una vez que tengamos la verdura preparada, hacemos la masa.
Mezclamos la harina con la levadura.
En un bol batimos el huevo, añadimos la leche y un poco de sal, mezclamos y vamos incorporando harina y levadura poco a poco, hasta que tengamos una masa ligera y homogénea. Dependiendo del tamaño del huevo puede que se quede un poco mas dura o un poco más blanda, en ese caso le pondremos más leche o más harina. Teniendo en cuenta que no debe quedar muy dura pues se quedará pegada a la verdura mucha cantidad, ni demasiado blanda pues en ese caso, no se pegará a la verdura casi nada de masa. Ya lo irás  viendo.


Pimiento rebozado

¡ Buen provecho !