martes, 28 de abril de 2015

Galletas ANZAC (Anzac biscuit)



Esta receta es de esas que te sorprenden muy gratamente. No tenía pensado ni subirlas al blog, ni hacer fotos, ni nada de nada excepto comérmelas y el motivo de hacerlas ha sido terminar con el exceso de avena que tengo en casa, pues en poco mas de dos meses me he encontrado con 2k de este cereal, de la caja degustabox, o sea que a mas de un@ le habrá pasado igual que a mi y claro yo le pongo una cucharada al yogourt, pero 2k es demasiado para terminarla a base de yogourts. Recordé esta receta que había visto hace tiempo en el blog Florelila, donde Toñi tiene recetas riquísimas y un blog precioso.
Visto el éxito que han tenido en casa y en el trabajo y que tantos me habéis pedido la receta, aquí la tenéis, así las podéis hacer cuando queráis.



Y como siempre un poco de historia sobre el origen de estas riquísimas galletas originarias de Nueva Zelanda. Cuenta la leyenda (y la wikipedia) que las madres y esposas de los soldados destinados en el extranjero, enviaban estas galletas a sus hijos y maridos, ya que resistían bien el transporte y al no llevar huevo su conservación era más duradera. Estas galletas se han asociado al ejercito australiano, de ahí su nombre Anzac biscuit que son las siglas del Australian and New Zeland Army Corps.


Ingredientes

-         85 gr de copos de avena.
-         85 gr de coco rallado (deshidratado).
-         100 gr de harina.
-         100 gr de azúcar.
-         100 gr de mantequilla.
-         1 cucharada sopera de miel.
-         1 cucharadita de bicarbonato.


En un bol mezclamos la harina, copos de avena, coco y azúcar.
Fundimos la mantequilla y la incorporamos a la mezcla anterior.
En un vaso disolvemos el bicarbonato con 2 cucharadas de agua hirviendo, añadimos la miel, la movemos para que se disuelva y lo echamos sobre la harina y avena.
Mezclamos con las manos hasta que todo esté bien integrado.
Cogemos pequeñas porciones con la mano, hacemos bolitas que después aplanamos con las manos y las ponemos en la bandeja del horno sobre papel de hornear, dejando un espacio entre ellas de 5 o 6 cm pues al hornearlas crecen.


A mi me gusta, aunque sea un poco entretenido (porque no tengo buen ojo) pesar las porciones, así todas las galletas me salen iguales y al hornearlas se hacen todas por igual. Suelo hacer bolitas de 15 gr y salen unas 30 galletas.
Horneamos 15 minutos a 170º C con el horno previamente caliente, aunque dependerá de vuestro horno. Solo tenemos que vigilarlas y cuando estén bien doradas, pero si quemarlas, las retiramos. Al sacarlas del horno estarán blandas, pero en poco menos de un minuto ya se ponen un poco mas duras. Las sacamos y dejamos enfriara sobre una rejilla.
Guardamos en un recipiente hermético, duran bastante tiempo como el primer día.


¡ Buen provecho !

jueves, 23 de abril de 2015

Tortilla de collejas

Hacia años que no iba a coger collejas, la verdad es que cada vez escasean más. Pero este año antes de que mi marido labrara la viña, me fui con él para ver si había nacido alguna. No estaban muy grandes pero rebuscando conseguí coger un buen puñado, que le di la mitad a mi hermana, para que recordara las tortillas que mi madre hacía con ellas.
No es una planta conocida, pues incluso en mi pueblo no todo el mundo se las come, pero os puedo asegurar que es una verdura muy fina con un sabor delicado. Son muy tiernas y aunque yo suelo cocerlas un poco, no es necesario.
Yo he hecho una tortilla porque es lo que recuerdo que mi madre hacía con ellas, pero mi hermana hizo un revuelto con gambas, incluso se pueden comer en ensalada o poner en potajes. Su consumo es cada vez menor, quizás por la escasez de la planta, por la falta de lluvia y por el uso de herbicidas, sin descartar lo entretenido de su preparación, pues hay que separar las hojas una a una. Aunque creo, sino me equivoco, que ya se comercializan y las venden en bandejas, aunque yo no las he visto. Pero no dudes en comprarlas si las ves o salir al campo a buscarlas, te van a gustar.
Es una planta autóctona de la región mediterránea, nacen en primavera en lindes de caminos, ribazos, barrancos o al pie de árboles o como en mi caso bajo de las cepas. Su nombre cientifico es Silene vulgaris.



Ingredientes para una tortilla (sartén de 24 cm)
Estas cantidades son orientativas, pues cualquier tortilla puede llevar algo más o menos huevo o verdura.
  • 150 gr de collejas.
  • 4 huevos hermosos.
  • 1 diente de ajo,
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
Limpiamos la collejas, retirando las hojas de los tallos, y dejaremos lo cogollos que sean muy tiernos. Las lavamos y dejamos escurrir.
Ponemos una olla con agua y sal y cuando comience a hervir echamos las collejas, las dejamos cocer 2 minutos aproximadamente y las escurrimos.
En una sartén con un poco de aceite sofreímos los ajos picaditos, añadimos las collejas escurridas, le damos unas vueltas y retiramos.
En un bol batimos los huevos, añadimos sal y las collejas.
En la misma sartén con un pelín de aceite echamos la mezcla de huevos y collejas y cuajamos como una tortilla normal.


¡ Buen provecho !

miércoles, 15 de abril de 2015

Mermelada de fresas

Que satisfacción da sacar del frigorífico un bote de mermelada casera.

No sabría decidirme por una de ellas, la de albaricoque creo que es la que más me gusta, pero no se queda atrás la de higo, brevas, naranja, melocotón y por supuesto esta riquísima mermelada de fresa. No dudéis en hacerla, la temporada de fresas es larga y ahora están fantásticas.




Si sois de los que comen mermelada en tostadas, os gustará seguro, pero si sois como yo que prefiero un desayuno salado, tener en el frigo unos botes de esta mermelada casera, sin conservantes, es un lujazo y además es ideal para tartas, postres y galletas o para lo que más me gusta, poner una cucharadita en un yogourt, delicioso!!!




Ingredientes

  • 500 gr de fresas maduras.
  • 375 gr de azúcar.
  • Zumo de 1 limón mediano.


Lavamos las fresas, le quitamos las hojas cortando un poco de la parte de arriba y dejamos que escurran bien o las secamos con papel de cocina.
Si queremos una mermelada fina, ponemos las fresas en el vaso de la batidora y las trituramos un poco. A mi me gusta que tenga trocitos, así que no las trituro, las parto en trozos pequeños.
Las ponemos en una olla con el azúcar y el zumo de limón y cocemos a fuego medio unos 15 o 20 minutos.
La dejaremos un poco líquida, pues cuando se enfría espesa más.
Ponemos en botes limpios, hasta el mismo borde y tapamos.





¡ Buen provecho !




miércoles, 8 de abril de 2015

Guisantes a la francesa

Ya de todos es conocida mi devoción por las verduras. Los fines de semana cuando vamos al pueblo me traigo de todas las verduras y hortalizas que mi cuñado planta y ahora estamos en temporada de acelgas, habas, lechugas y cebolletas. Además, este año me he querido meter a horticultora y mi marido y yo plantamos puerros, espinacas y guisantes, verduras que no son habituales en el pueblo, y no os podéis imaginar lo hermoso que está todo, sólo hay 7 plantas de guisantes y ya hemos recogido casi 3 kilos.
Esta es la primera receta que he hecho con ellos, después vendrán otras: Risottos, tortillas, revueltos, sopas, cremas…
La receta es de un libro de cocina para microondas, que he adaptado.
Te recomiendo que la hagas con guisantes frescos, su sabor nada tiene que ver con los congelados.
Ingredientes para 4 personas.
  • 1k de guisantes frescos con vaina.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 zanahoria (opcional) yo no la puse.
  • Unas hojas verdes de lechuga.
  • 100gr. de beicon o jamón serrano (opcional) yo puse minitacos.
  • 1 cucharadita de harina.
  • ½ vasito de vino blanco.
  • Agua o caldo de verduras.
  • Aceite de oliva y mantequilla (yo sólo pongo aceite).
  • Sal.
  • Tomillo.

Comenzamos desgranando los guisantes y los reservamos.
En una sartén con un poco de aceite de oliva y una cucharada de mantequilla sofreímos la cebolla cortada en juliana o trocitos pequeños, añadimos el jamón, las hojas de lechuga cortadas en tiras, la zanahoria en taquitos y los guisantes; rehogamos todo unos minutos, ponemos la cucharadita de harina, le damos unas vueltas para que sofría un poco, incorporamos el vino blanco, dejamos que evapore y añadimos el caldo de verduras justo hasta que cubra los guisantes, un poco de sal y tomillo y dejamos cocer 30 minutos.
No deben quedar muy caldosos.


¡ Buen provecho !