martes, 27 de enero de 2015

Sopa gratinada de cebolla



Sigo en mi línea de recetas sanas y ligeras y hoy traigo una deliciosa sopa de cebolla gratinada. En estos días, en los que parece que hace un poco mas de frío, una plato de sopa es lo que mas apetece, por lo menos a mi, te reconforta y sienta estupendamente.



Yo suelo hacerla en la cacerola de barro que veis en la foto pero queda bastante bien en tazones individuales, así no hay que servir y estéticamente queda mejor, pero tiene un inconveniente, es que el tazón sale del horno muy caliente y hay que tener cuidado de no tocarlo mientras lo comes. Una idea que le vi a Lorraine Pascale cuando preparó una sopa como esta, es que ella metió en el horno el pan con el queso y cuando se gratinó, puso las rodajas en los platos sobre la sopa. Yo no lo he hecho así todavía, pero tengo que probar, parece buena opción.
Esta receta es del libro 1080 recetas de cocina de Simone Ortega, un libro que a pesar de tener muchos años me sigue gustando mucho y me sorprende cada vez que busco alguna receta.    




Ingredientes para 4 personas

-         200 gr de cebollas.
-         75 gr de queso gruyère rallado.
-         2 o 3 rebanadas de pan por persona, unos 50 o 60 gr.
-         2 cucharadas soperas, rasas de harina.
-         1 cucharada de vino blanco (opcional).
-         1 l de agua.
-         3 cucharadas de aceite de oliva.
-         Sal.




En una cacerola ponemos el aceite y sofreímos las cebollas cortadas en medias rodajas muy finas, dejando que se doren ligeramente. Añadimos la harina y damos unas vueltas para que se sofría un poco, incorporamos el vino, el agua y una pizca de sal.
Dejamos cocer a fuego lento 6-8 minutos.
Mientras cortamos el pan en rodajas finas y las tostamos o freímos, a gustos, yo suelo tostarlas.
Ponemos la sopa en una sopera o recipiente que pueda ir al horno, también pueden ser tazones individuales. Colocamos las rodajas de pan sobre la sopa y espolvoreamos encima el queso rallado.
Metemos en el horno con el grill encendido, hasta que el queso esté bien gratinado.



¡ Buen provecho !

martes, 20 de enero de 2015

Escalivada





Si, ya se que algunos estaréis pensando que toda una semana sin subir una receta y aparezco en esta tan sencilla, pues tenéis razón, pero estoy un poco vaga para cocinar y la verdad es que hacer esta ensalada cuesta poco y con esta escalivada seguimos con las recetas sanas y saludables, nada de grasas y nada de dulces.
La escalivada podemos comerla sola, tal cual, pero es una guarnición ideal para un buen pescado, además la podemos usar para hacer unas tostas con unos filetes de anchoa, acompañar unos huevos fritos, una tortilla de patatas o hacer una coca, es una receta muy versátil.



Según la wikipedia la escalivada es un plato típico de Cataluña, Valencia y Aragón que   consta de verduras asadas: berenjena, pimiento, cebolla y tomate. Su nombre proviene del verbo catalán escalivar que significa “asar al rescoldo” y del sustantivo catalán caliu, rescoldo, y tiene su origen en las comunidades rurales. Es un plato bajo en calorías y de alto contenido en fibra. 
Existan algunas variaciones en su preparación dependiendo de las zonas, quizás la forma más tradicional de prepararla sea asando exclusivamente berenjenas, pimientos rojos, ajos y cebollas. Yo no suelo ponerle tomate ni ajos, aunque este último le da un sabor especial.





Ingredientes


-         2 berenjenas.
-         1 pimiento rojo de asar.
-         1 pimiento verde de asar.
-         1 cebolla.
-         1 tomate (yo no lo pongo).
-         1 cabeza de ajos (esta vez no lo he puesto).
-         Sal.
-         Aceite de oliva.




Lavamos las berenjenas y los pimientos, los secamos y colocamos todas las hortalizas en la bandeja del horno o en una bandeja que pueda ir al horno y entren todas las hortalizas.
Ponemos en el horno (no hace falta precalentarlo), a 200ºC durante 40 minutos o hasta que veamos las hortalizas bien asadas y blanditas.
Con ayuda de unas pinzas para no quemarnos, sacamos las hortalizas del horno y las echamos en una bolsa de plástico o las envolvemos en unas hojas de  periódico, esto ayudará a pelarlas mejor. Cuando estén tibias pelamos los pimientos, las berenjenas y la cebolla, las cortamos en tiras y aliñamos con sal y aceite de oliva.
Si hemos asado la cabeza de ajos, los pelamos, machacamos y ponemos sobre las hortalizas.





¡ Buen provecho !

martes, 13 de enero de 2015

Sopa de garbanzos y espinacas



 Después de estas Navidades hay  blog que han decidido apostar por las dietas, otros que están apurando los restos de la Navidad y otros que siguen con propuestas dulces para no perder el ritmo, yo, ni una cosa ni la otra, he decidido apostar por algo mas sano, las sopas, verduras y legumbres. 
No hay que obsesionarse con los kilos cogidos en estas fechas, simplemente dejando de comer tanta cantidad y reduciendo el consumo de dulces, poco a poco volvemos a nuestro peso, como dice el dicho popular menos plato y mucho zapato.




Solo reduciendo la cantidad de dulces, grasas y comiendo un poco menos, poco a poco llegarás a tu peso anterior. Es fácil, solo tienes que servirte la comida en un plato de postre y salir a andar un poco mas.
Como dice mi amiga Marisa de Thermofan, nuestras metas y propósitos no suelen ser las de hacer dieta, es empezar un año de vida, con toda la salud necesaria, por muy entre comillas que sea y disfrutar de todos los momentos buenos y aceptar los menos buenos.

Aunque la receta original de esta sopa-crema es con espinacas, ya sabéis lo fans que soy de las acelgas y siempre la hago con ellas. Si no encontrais harina de garbanzos solo tenéis que triturar o moler garbanzos secos, con thermomix, molinillo o picadora, lo que tengais.




Ingredientes para 4 personas

- 150gr de espinacas (yo pongo hojas de acelga).
- 1 cebolla.
- 100gr de zanahorias.
- 1 diente de ajo.
- 1 nabo pequeño (opcional).
- 60gr de harina de garbanzos.
- Sal y aceite.

Lavamos las espinacas, las troceamos y cocemos. Reservamos.
Ponemos un cazo con ½ litro de agua, sal, la cebolla en cuartos, un chorro de aceite, las zanahorias troceadas, el diente de ajo pelado, el nabo troceado y la harina de garbanzos, dejamos cocer todo 25 ó 30 minutos, trituramos, añadimos las espinacas escurridas y rectificamos de sal. 
Si estuviera demasido espesa le añadimos un poco mas de agua y dejamos cocer unos minutos mas. Servimos caliente.


¡ Buen provecho !

viernes, 2 de enero de 2015

Roscon de Reyes



FELIZ AÑO 2015 !!!  y ojalá que en este año que acabamos de empezar se vean cumplidos todos vuestros deseos, por mi parte os deseo mucha salud y para eso empezaremos cuidando nuestra alimentación, ya que es parte importante de una vida saludable.
Este año la vuelta ha sido un poco antes que otras veces, pero como os dije antes de las navidades, este año haremos nosotros el roscon de reyes.
Hacer nosotros el roscon no es difícil pero si es largo y laborioso. Tendrás que pensar cuando os lo vais a comer para empezar a hacerlo con el tiempo suficiente, si os lo queréis comer recién hecho y es importante que respetes los tiempos de levado.



En casa no somos muy amantes de este dulce pero para los si lo sois os diré que con esta receta sale un buen roscon, esponjoso y muy sabroso, nosotros lo comimos solo, pero lo puedes rellenar de nata, crema de chocolate o crema pastelera. La receta es de mi tocaya Maria Jose del blog Pasen y degusten, donde lo explica en un paso a paso muy bueno, no te lo pierdas.


Ingredientes para un roscon grande

-         550 gr de harina de fuerza.
-         2 huevos.
-         130 gr de leche.
-         120 gr de azúcar.
-         70 gr de mantequilla.
-         1 naranja.
-         1 limón.
-         30 gr de levadura fresca.
-         30 gr de agua de azahar.
-         Una pizca de sal.
-         Huevo, azúcar y fruta escarchada para el adorno ( yo puse naranja escarchada).


Calentamos la leche con la mantequilla, un poco justo para que se funda.
Rallamos la naranja y el limón.
En un bol ponemos la leche con la mantequilla, cuando esté templada añadimos la levadura desmenuzada, el azúcar, el agua de azahar, los huevos y la ralladura de naranja y limón. Mezclamos todo con unas varillas. Añadimos poco a poco la harina mezclada con la sal y cuando ya no podamos con las varillas ponemos la masa en la encimera para seguir amasando con las manos, aunque nos parezca que esté blanda y que le falta harina no le ponemos mas, ten paciencia y sigue amasando aunque se te pegue en las manos, después de diez minutos amasando ya no estará tan pegajosa.
Ponemos la masa en un bol y la dejamos levar como mínimo 4 horas.

Pasado este tiempo, la sacamos y la amasamos durante 1 minuto. Hacemos una bola, metemos la mano en el centro y con la ayuda de la otra mano vamos abriéndola, dándole forma de rosca, intentando que se quede lo mas pareja posible y  que dejaremos fina, pues tiene que levar otra vez. Ponemos nuestro rosco en la bandeja del horno sobre papel sulfurizado y dejamos que leve otras dos horas.
Precalentamos el horno a 200ºC y mientras preparamos el adorno para nuestro roscon.
En un cuenco ponemos dos o tres cucharadas de azúcar y le añadimos unas gotas de agua, para humedecer el azúcar, mezclamos hasta que tengamos el azúcar grumosa o arenosa.
Pintamos el rosco con huevo batido, ponemos encima pegotillos de azúcar y trocitos de la fruta escarchada que nos guste.
Horneamos durante 20 minutos a 200ºC y 5 minutos antes de sacarlo bajamos el horno a 180º C.


Aqui podeis ver lo grande que sale. Ocupa toda la bandeja del horno.


¡ Buen provecho !