jueves, 16 de noviembre de 2017

Crema de calabaza asada

Soy bastante fans de la calabaza y me gusta tanto en preparaciones dulces como saldadas. Aunque en las saladas tengo mis gustos y prefiero los guisos potentes de sabor, donde la calabaza pierda ese sabor dulzón, que prefiero en las recetas dulces.

En el blog encontrareis dos recetas de crema de calabaza, esta es la tercera.
La primera es  más suave, donde se aprecia bien el sabor suave y dulce de la calabaza. En la segunda ese sabor lo tapamos con el sofrito de setas y en esta receta, la calabaza asada le da un toque especial a la crema,  no lleva patatas y apenas hortalizas, es una crema de pura calabaza.



En casa ha habido diferentes opiniones, a mí  me ha gustado, así que os la dejo, para que la probéis.
Los ingredientes los puedes variar en función de si quieres la crema más clara o más espesa, tipo puré, poniendo más calabaza o más caldo.

La receta es de Gordon Ramsay



Ingredientes para 4 personas

- ½ calabaza mediana (algo menos de 1kg).
- 1 diente de ajo.
- ½  cebolla morada.
- Sal.
- Pimienta.
- Cilantro o perejil.
- una pizca de cominos.
- Caldo de pollo aprox. 1 litro.
- Aceite de oliva.



Partimos la calabaza por la mitad, le quitamos las semillas y usamos solo una parte. En el hueco ponemos el ajo chafado y la cebolla en cuartos. Espolvoreamos sal, pimienta, cominos machacados y el cilantro. Rociamos un poco de aceite de oliva.

Ponemos en el horno a 180ºC aproximadamente 1 hora o hasta que estén blandita.


Con ayuda de una cuchara retiramos la pulpa de la calabaza y ponemos en el vaso de la batidora con el ajo y  la cebolla asada. Trituramos y vamos añadiendo caldo de pollo hasta que tenga la textura que más nos guste, de crema o de puré.

Servir con semillas de girasol, calabaza u otros frutos secos.





¡Buen provecho!

jueves, 9 de noviembre de 2017

Tiramisú

El tiramisú aunque es un postre archiconocido, no es un postre tradicional, es relativamente moderno. Tiene su origen en la región del Véneto, en la parte norte de Italia, en los años 50.
Existen infinidad de variantes de este postre, pero todos están formados por una base de galletas o bizcochos, mojados en café o licor y encima una capa cremosa de queso suave, con huevos y azúcar. Partiendo de esta base, podemos hacer nuestro propio tiramisú, con lo que mas nos guste.



A mi me gusta hacerlo con bizcochos duros de huevo, pero puedes usar bizcochos de soletilla, que son mas finos. Con respecto al queso, para mí, sin duda el mascarpone marca la diferencia en este postre, por su dulzor y cremosidad, pero con cualquier otro queso crema también  se pude hacer. Para la cobertura  nada de poner cola-cao ni nada parecido, un cacao amargo es esencial. Los bizcochos los puedes humedecer en café o una mezcla de café y licor, así es como yo lo hago.
Puedes usar un molde redondo o alargado, pero en este caso grande y mejor desmoldable. No es necesario hacerle dos capas, si tu molde es grande con una sola capa, queda bien.
Se acerca la Navidad y todas las ideas son bien recibidas. En casa, un día u otro, siempre se hace en esas fechas.





Ingredientes para un tiramisú grande

-      200 gr de bizcochos de soletilla (yo uso bizcochos de huevo duros).
-      500 gr de queso mascarpone.
-      4 huevos.
-      125 gr de azúcar.
-      200 ml de café.
-      100 gr de cacao puro en polvo.
-      3 cucharadas amaretto o licor de café.
-      Una pizca de sal.




Separamos las yemas de las claras.
Ponemos las yemas en un bol con el azúcar y batimos hasta que blanqueen y doblen su volumen.
Batimos el queso mascarpone, que tendrá que esta a temperatura ambiente, y cuando lo tengamos bien batido y cremoso lo añadimos poco a poco a las yemas.
Montamos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal, y cuando estén bien firmes las añadimos poco a poco a la mezcla de queso con movimientos envolventes para que no se bajen. Dejamos reposar en el frigo hasta que lo vayamos a montar.
Mezclamos la mitad de café con el licor y reservamos la otra mitad.




Cubrimos el fondo de un molde con bizcochos mojados en el café con licor, lo podemos hacer con una brocha o mojando los bizcochos en el café, así es como yo lo hago, pero no mucho tiempo porque se rompen.
Cubrimos con una capa gruesa de mascarpone y espolvoreamos con abundante cacao en polvo. Cubrimos otra vez con bizcochos, esta vez mojados solo en café y añadimos el resto del queso, alisamos la superficie, espolvoreamos una buena capa de cacao en polvo y dejamos reposar en el frigo 6 u 8 horas.

 
tiramisú en molde redondo y en una sola capa

¡ Buen provecho !

jueves, 2 de noviembre de 2017

Melva a la moruna

Hay que reconocer que como mas se disfruta de la comida es con compañía. El día 12 de octubre, mis amigos Andrés y Encarna nos invitaron a una barbacoa en su casa, se habló de todo, principalmente de política, pero también de comida, de buena comida, de la  comida de siempre, de esa que apenas recuerdas como se hace y gracias a los recuerdos de una y de otra, sale esa receta que tantas veces  has recordado.

Entre los platos que nos hizo Encarna estaba esta receta, que ella la hizo con caballas pequeñas. Unas caballas exquisitas, jugosas y sabrosas. Como no podía ser de otra manera, al día siguiente ya estábamos mi hermana y yo comprando y cocinando esta fantástica melva.



Decidimos comprar melva porque eran más grandes que las caballas y por lo tanto más fáciles de limpiar. Pero con caballa o con melva, esta riquísima. Ahora estamos en temporada y están muy bien de precio.

La receta la cogió de un libro de cocina almeriense, pero ella le dio su toque. Más adelante probaré la original del libro que era con jureles “jureles a la  moruna” con cominos y cúrcuma.


Ingredientes

- 1kg de melva o caballas.
- 1 cebolla.
- 3 dientes de ajo.
- 2 tomates maduros.
- 1 hoja de laurel pequeña.
-1 limón.
-Unas ramitas de perejil.
- pimienta en grano.
- 120 ml de vinagre.
- Aceite de oliva (ella lo pone de girasol).






Ponemos en pescado limpio de tripas y cabeza (aunque esta se la puedes dejar) en una sartén honda o una cazuela, ponemos  encima la cebolla cortada en juliana, los ajos en rodajas y los tomates sin piel, troceados, unas ramitas de perejil picado, la hoja de laurel, unos granos de pimienta, el zumo de medio limón, el vinagre y cubrimos el pescado con aceite.




Cocemos a fuego medio hasta que no quede líquido y solo quede aceite limpio.
Dejamos que se enfrie en la cazuela y lo limpiamos de espinas. Ponemos los lomos en un bol y lo cubrimos con el aceite, la cebolla y el tomate.



Quitamos la piel
quitamos las espinas dorsales

quitamos la espina central


Lomos limpios
Con los restos hice unas empanadillas

El aceite sobrante y las hortalizas



¡ Buen provecho!

jueves, 26 de octubre de 2017

Hamburguesa de berenjena

Si, ya lo sé, la carne brilla por su ausencia en este blog, pero no teman algunos… que todavía no me he hecho vegana,ja,ja,ja, aunque ganas no me faltan y  viendo lo que como, casi, casi, me falta poco.

Bromas aparte esta receta es apta para los que no comen nada del mundo animal. Una forma diferente y divertida de tomar las verduras. Yo le suelo poner una loncha de queso, pero le puedes poner lo que más te guste, como cualquier hamburguesa. Sola con la cebolla caramelizada está deliciosa. Lo demás lo dejo a tu gusto.


Ingredientes  para 4 hamburguesas pequeñas


- 1 berenjena.
- ½ cebolla.
- 1 huevo.
- 2 o 3 rebanadas de pan, del día anterior.
- Pan rallado.
- Un poco de leche.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Pan de hamburguesa.



Comenzamos asando la berenjena y la cebolla. Lo podemos hacer en el horno convencional o en el microondas. En el horno tardaremos una ½ hora o algo mas, a 180º C  y en el micro, partimos la berenjena por la mitad, envolvemos la cebolla en film y cocinamos las dos cosas juntas durante 5 minutos.

Le quitamos la corteza a las rodajas de pan y las ponemos en un bol con un poco de leche.
Retiramos la pulpa a la berenjena con ayuda de una cuchara, la picamos fina y ponemos en un bol, junto con la cebolla también picadita. Añadimos el huevo, un poco de sal y el pan bien escurrido, mezclamos todo muy bien y añadimos un poco de pan rallado, lo suficiente para que la masa tenga consistencia para hacer bolas. La dejamos reposar unos 15 minutos, antes de hacer las hamburguesas.



Pasado el tiempo veremos que la masa ha endurecido un poco y es más fácil manejarla y si no es así añadimos un poco mas de pan rallado, pero poco, preferible que las dejes blandas, para que estén más jugosas.

Hacemos bolas con la masa, las pasamos por pan rallado, las aplastamos un poco con la mano y las freímos en una sartén con un poquito de aceite de oliva, solo que cubra levemente el fondo, a fuego suave.



¡ Buen provecho !

jueves, 19 de octubre de 2017

Bizcocho de calabaza especiado

Hoy es el día mundial contra el cáncer de mama y quiero recordar que yo he pasado por esa experiencia y he salido de ella. Hoy en día es el cáncer mas frecuente en mujeres, tanto en el mundo desarrollado como en vías de desarrollo.

Los países con menos tasa son los mediterráneos,  evidentemente la dieta tiene algo que ver, y afortunadamente las tasas de mortalidad van en descenso, gracias a la investigación. Cada día es más evidente la relación del cáncer de mama con la alimentación  y tenemos estudios que nos aseguran que le 50% del cáncer de mama se puede prevenir. Si quieres saber mas mira el post de la Dra Odile Fernandez.




El otoño es una estación de colores, ocres, naranjas, amarillos, rojizos, tierra… una estación melancólica y a veces triste, una estación llena de productos deliciosos para cocinar: setas, calabazas, acelgas, alcachofas, coles, coliflores, membrillos, granadas, naranjas, caquis…del mar, caballas, melvas, bonitos, besugos…y temporada de caza, perdices, liebres, ciervos….productos que en temporada es cuando están mejor de precio y de sabor.

Potajes, cremas, sopas, revueltos, carnes, pescados, pudins, tartas, bizcochos, un mundo interminable de recetas se nos abre en esta época con estos productos.


Todos productos sanos que debemos consumir casi a diario, para llevar una vida sana y saludable y así prevenir en lo posible enfermedades.




Este bizcocho, está hecho con bastantes especias, ya conocemos  el  poder anticancerígeno que tienen algunas de ellas y con azúcar moreno, pues los  azucares refinados debemos evitarlos y además la calabaza, rica en  betacarotenos, potasio, calcio, magnesio, vitamina A, C, no pararía de hablar de las propiedades de la calabaza, me encanta, tanto en preparaciones dulces, como saladas.

Este bizcocho es uno de mis favoritos, es un bizcocho húmedo, con mucho sabor.
Respeta las cantidades, si pones mas puré le costará subir y no estará tan esponjoso.
Las cucharaditas que indico en los ingredientes son de café, no de postre.
Si no quieres comprar buttermilk, lo puedes hacer como te indico abajo.
La receta es del blog El Hada de las tartas.




Ingredientes para un molde se 23 cm

-      520 gr de harina.
-      1 sobre de levadura royal.
-      1 cucharada rasa de jengibre en polvo,
-      1 cucharadita de bicarbonato.
-      1 cucharadita de sal.
-      2 cucharaditas de canela.
-      1 cucharadita de nuez moscada molida.
-      ½ cucharadita de clavo (yo puse 8 clavos bien machacados).
-      250 gr de mantequilla.
-      4 huevos.
-      250 gr de azúcar moreno.
-      250 ml de buttermilk (lo puedes hacer con 250 ml de leche y 1 cucharada de zumo de limón y dejar reposar 10 minutos).
-      330 gr de puré de calabaza.





Precalentar el horno a 175 º C.
Para hacer el puré de calabaza, lo podemos hacer asándola en el horno, cociéndola al vapor o con agua, o en el microondas. Solo decir que si la cueces con agua debes de dejarla escurrir muy bien.

Para el puré de calabaza, ponemos a cocer unos 375 gr de calabaza partida en trocitos y cubierta de agua, en el microondas a potencia máxima, 8 o 10 minutos. Escurrir y triturar. Una vez escurrida y triturada, pesamos la cantidad que necesitamos para la receta.





Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, añadir los huevos de uno en uno, no echando el siguiente hasta que el anterior no esté integrado. Incorporamos 1/3 de la harina mezclada con la levadura y el buttermilk, mezclamos y añadimos el resto de la harina y el puré de calabaza, al final el bicarbonato y las especias, mezclándolo todo muy bien.

Ponemos  la masa en un molde engrasado (yo lo he forrado con papel de horno) y hornear a 175 ºC unos 45 o 50 minutos o hasta que la pincharlo con un palillo, este salga limpio, ya sabes cada horno es diferente.





¡Buen provecho!

jueves, 12 de octubre de 2017

Panzanella ( ensalada italiana de pan)

No llega el frío y a mí me sigue apeteciendo comer ensaladas. Hace tiempo que vengo haciendo esta ensalada de origen italiano, pero me ha pasado lo de siempre…las fotos, no siempre salen come me gustan  y se ha ido retrasando su entrada. Pero creo que con estas se puede apreciar bien los ingredientes de esta ensalada y lo rica que está.

Existen muchas variedades para esta ensalada  de pan italiana, tan colorida, pero todas tienen una cosa en común y es el aprovechamiento del pan duro o del día anterior mojándolo en el zumo de tomate y aceite de oliva.

A esta ensalada no se le pone mucha sal, pues con las anchoas y las alcaparras queda bastante sabrosa. Un poco al tomate es suficiente.

Si el pan es de hogaza, pues mejor, porque se mantendrá más firme y no se romperá al mojarse.




Ingredientes para 4 personas

- 800gr de tomates o algo mas. Maduros pero firmes.
- 3 dientes de ajo.
- Un puñado de hojas de albahaca.
- 200 ml de aceite de oliva bueno. Puedes necesitar algo mas.
- 50 ml de vinagre.
- 1 pepino pequeño.
- Un buen trozo de pan del dia anterior. Unas 8 rodajas de una barra normal.
- 1 pimiento rojo asado. Puedes ponerlo amarillo o de los dos.
- Una cucharada de alcaparras.
- 100 gr de aceitunas negras sin hueso.
- 4 o 6 filetes de anchoa.
- Sal.





Si los tomates tienen la piel gruesa, a mi me gusta pelarlos. Los partimos por la mitad y escurrimos el jugo en un bol . Añadimos el vinagre, el aceite, la mitad de la albahaca picada, los ajos aplastados con el cuchillo y removemos esta mezcla.

En un bol picamos los tomates, le ponemos un poco de sal, añadimos los trozos de pan y regamos todo con la vinagreta anterior. Dejamos reposar unos 15 minutos o mas. Si el pan está muy duro puede necesitar más líquido, entonces añadimos aceite y vinagre a partes iguales.




Pelamos toscamente el pepino y lo hacemos medias rodajas finas.

Antes de servir, añadimos el pepino, las alcaparras, el pimiento en trocitos o tiras , las aceitunas negras, las anchoas partidas en tiras y las hojas de albahaca que nos sobraron.

Regar con aceite de oliva y servir.





¡Buen provecho!

jueves, 5 de octubre de 2017

Confitura de tomate

Antes de que acabe la temporada natural de los tomates, vamos a hacer una confitura, que guardaremos para el resto del año. Digo temporada natural porque es cuando están mucho mas ricos, si son de cosecha al aire libre,  si son de invernadero, la puedes hacer en cualquier momento. Yo aprovecho cuando me regalan  tomates del pueblo y se  ponen maduros.
Esta confitura o mermelada, la podemos tomar en tostadas como cualquier otra mermelada, en tostas con queso de cabra, para acompañar carnes de fuertes, incluso en ensaladas, bueno y como se te ocurra.
Las conservas son algo delicadas de hacer y sobre todo de conservar. Tengo que reconocer que el tema del botulismo me da algo de yuyu, así que todas las conservas que hago, a pesar de hacerles el vacío, las guardo en el frigo. Pero es una manía mía, si el vacío está bien hecho no es necesario refrigerarlas.
No pongo cantidades, dependerá de la cantidad que quieras hacer.






Ingredientes

- Tomates.
- Azúcar.
- Un limón.
- Botes para conservas.




Lavamos muy bien los botes y los metemos en el horno, sin la tapa, unos 10 minutos a 200ºC, los dejamos enfriar.

Usaremos tomates bien rojos (si no tienes cosecha y los tiene que comprar, los de pera son muy buenos para esta preparación).

Le quitamos la piel y las semillas, los cortamos en cuadritos y los escurrimos muy bien. Los  pesamos y añadimos la misma cantidad de azúcar.





Ponemos en una cacerola el tomate con el azúcar y la piel de limón (si vamos a hacer poca cantidad pondremos solo la mitad), dejamos cocer a fuego suave hasta  que se vaya haciendo un almíbar. Cuando esté a punto de hebra floja, unos 20 o 30 minutos, se retira del fuego y se deja enfriar.

Aunque parezca que se queda algo líquida, cuando enfría espesa un poco.

Con la mermelada todavía caliente, llenamos los botes hasta el borde, los cerramos muy bien y los ponemos boca abajo, hasta que estén completamente fríos, así harán vacío y se conservaran bastante tiempo.






¡Buen provecho!

viernes, 29 de septiembre de 2017

Chipirones en salsa de almendras

Calamar o chipirón, donde está la diferencia?  Sin duda en el tamaño. Hay quien dice que son especies distintas, pero esta teoría carece de todo apoyo científico.
Para mi estos son chipirones, pero el nombre es lo de menos. Lo importante es el sabor y sin duda esta receta de la tia Mercedes, está llena de sabor, sabor a mar y sabor a campo. Una salsa que bien merece un pan de calidad, del que no dejaras ni las miguitas.
También podemos hacer la receta con calamares grandes, pero los haremos rodajas.



Ingredientes para 4 personas:

- 1kg de calamares pequeños o chipirones.
- 4 rodajas de pan, de barra normal.
- 2 cucharadas colmadas de almendras crudas.
-3 dientes de ajo.
-1 cebolla mediana.
-1 tomate.
-Pimienta en grano.
-Una pizca de cominos.
-Una hoja de laurel.
-aceite de oliva.
-sal.


Comenzamos limpiando los calamares, retiramos la cabeza y a esta le quitamos la boca o pico que tiene entre las patas, al igual que los ojos. Le sacamos la tripa y la pluma, (una especie de hueso transparente o cartílago que hace de columna del chipirón). Los lavamos bien por dentro. Yo no les quito la piel, aunque quede con peor aspecto, tienen mas sabor. Si quieres se la puedes quitar.

En una cazuela con un poco de aceite le damos unas vueltas a los calamares y las patas. Salamos.

En una sartén freímos las rodajas de pan y las almendras, retiramos y reservamos.


Freímos después los dientes de ajos y la cebolla muy picaditos, una vez fritos, añadimos el tomate rallado, sin piel ni semillas y la hoja de laurel. Ponemos un poco de sal.

Machacamos en el mortero unos granos de pimienta, unos cuantos cominos, el pan frito y las almendras. Añadimos a la cazuela con los chipirones, el majado  y el sofrito de cebolla y tomate (si quedara muy grueso lo podemos pasar por la batidora o machacar en el mortero un poco).

Incorporamos el vino, dejamos que evapore varios minutos y a  continuación cubrimos con agua,  cocer hasta que estén blandos.



¡Buen provecho!

jueves, 21 de septiembre de 2017

Tarta de zarzamoras y chocolate blanco

Estamos en plena temporada de zarzamoras, aunque según el lugar, pueden ser algo mas tempranas. Esta es la segunda vez que salgo a coger y ya quedaban pocas; en lugares cercanos a Almería ya casi están acabando, pero si nos vamos a zonas mas altas de la sierra, están en su punto.

Si este fin de semana no tienes plan, ya sabes, a coger zarzamoras, que esta tarta bien merece la pena y un día de campo es sano y divertido y venir con las manos y los brazos llenos de espinas también, ja,ja,ja.

La tarta es una adaptación de la charlota de moras y chocolate de Anna Olson (blackberry white chocolate charlotte)



Ingredientes para un molde pequeño ( 16 cm)

Para la base:

- 75 gr de galletas.
- 40 gr de mantequilla.


Para el relleno de moras (crema bávara):

- 1 sobre de gelatina neutra ( 10 gr).
- 50 ml de agua.
- 80 ml de leche.
-  90 gr de azúcar.
- ½ cucharadita de vainilla liquida.
- 2 yemas.
- 200 ml de nata para montar ( 35% MG).
- 125 gr de puré de zarzamoras ( necesitaremos unos 250 gr de zarzamoras para hacerlo).
- Una cucharadita de zumo de limón.



Para la mousse de chocolate blanco:

- 100 gr de chocolate blanco.
- 100 gr de nata para montar ( 35% MG).
- 1 cucharadita (de las de café) de gelatina neutra.
- 50 ml de leche.



Comenzamos haciendo la base de galleta. Fundimos la mantequilla y la añadimos a las galletas trituradas, mezclamos y cubrimos el fondo del molde, apretando bien con el dorso de una cuchara para que quede bien compacto y sin huecos. Dejamos reposar en el frigo mientras hacemos el relleno.

Para el puré de moras, las ponemos en un cazo, las espolvoreamos de azúcar y las cocinamos a fuego suave 10 minutos, añadimos una cucharada de zumo de limón. Pasamos por el pasapurés y reservamos. También podemos hacer el puré en crudo sin cocerlas, pero no queda el color tan bonito.


Comenzamos con la crema bávara, ponemos a calentar  la leche con la vainilla y la mitad del azúcar.

Batimos las yemas con el resto del azúcar y le añadimos poco a poco la leche,  sin parar de mover, para que no se cuajen. Ponemos la mezcla otra vez en el cazo y calentamos a fuego suave hasta que empiece a espesar, sin parar de mover, no debe llegar a hervir. Apartamos y dejamos templar.

Hidratamos la gelatina en el agua durante 5 minutos y después la añadimos a la crema anterior. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Montamos la nata, que debe estar bien fría.

Una vez está la crema fría, añadimos el puré de zarzamora, el zumo de limón y la nata montada, con movimientos suaves.

Echamos la crema de zarzamora sobre la base de galleta y dejamos en el frigo hasta que cuaje.



Para la cobertura de chocolate blando, empezamos fundiendo el chocolate al baño de maría, suave.
Hidratamos la gelatina en la leche y la añadimos al chocolate. Dejamos enfriar.

Montamos la nata y la incorporamos poco a poco y con movimientos suaves al chocolate.

Ponemos  el chocolate sobre la crema de moras y dejamos en el frigo de un día para otro.



¡Buen provecho!